¿Qué es una llave?

La mayoría de las llaves clásicas son metálicas (de acero o de aluminio), y se utilizan para abrir la cerradura introduciéndola en ella y girando.

En general constan una parte ancha, en forma más o menos redonda u ovalada, con o sin perforaciones, que sirve como apoyo para manejarla, y de un vástago con diversas muescas, estrías o paletas que forman un código más o menos complicado.

Las acanaladuras, tanto en el vástago como, en su caso, en la paleta, forman un primer paso del código, puesto que impiden que otras llaves, con acanaladuras distintas, puede introducirse en la cerradura. El segundo código viene dado por las muescas, que levantan o mueven una serie de levas de distinta longitud que, cuando coinciden, permiten girar la llave liberando el mecanismo de cierre.

Cuando solemos tener un problema en nuestras llaves como: perdida de la llave, se parte, se desgasta, no abre, etc. ¿Sabríamos identificar qué tipo de llave tenemos?

Distintos tipos de llaves

Existen muchos tipos de llaves, por eso en Cerrajería Domínguez vamos a ayudarles a identificar cada uno de ellos.

  • Llave de Sierra o Serreta: Son el tipo de llave más usual y estas tienen el borde dentado como si de una sierra se tratase.
  • Llave de Seguridad: Son las denominadas “llaves de puntos” ya que llevan hendiduras en la parte plana de la llave a ambos lados, sus bordes suelen ser rectos aunque en algunos modelos también llevan. El uso frecuente de este tipo es en puertas blindadas, puertas acorazas, etc.
  • Llave de Paleta o Paletón: Son las usadas en cerraduras de Borjas (gorjas). Normalmente las encontramos en puertas blindadas pero también en muchas cajas fuertes de seguridad. Su estructura está formada por una espiga cilíndrica con una pala plana la cual posee dientes rectangulares.
  • Llaves Cruciformes: Este tipo de llaves tiene una espiga cilíndrica y su terminación es en forma de cruz con diferentes dientes en tres o cuatro lados.
  • Llave de Pompa: Son iguales que las llaves de paleta, pero con la diferencia de que los dientes van hacia delante.
  • Llave Magnética: Este tipo de llaves utiliza imanes como parte del mecanismo de bloqueo y desbloqueo. Estos imanes son orientados de manera que equivalen a una combinación y estos son los encargados de empujar o tirar de los ganchos internos de la cerradura para abrirla.
  • Llave Tubular: Estas llaves son diferentes al resto debido a tu tamaño y también a su forma redonda con hendidos. Suelen usarse en sistemas de alarma, máquinas expendedoras, taquillas, etc.